El silencio y el mar

Llopet, así le han llamado siempre, es un joven que apenas ha salido de Tabarca, una pequeña isla que parece olvidada en medio del mar, a escasas millas de una costa que se le antoja inalcanzable. Su vida ha trascurrido en sus calas y en sus grutas, rodeado de silencios y secretos+ que ni siquiera Gerardo, un viejo cómico retirado en la isla y del que aprendió todo lo que sabe del mundo, se ha atrevido a contarle. 

Tras la muerte de su madre, ya nada puede retenerlo en una isla que considera una prisión con barrotes de agua. Pero cuando está decidido a marcharse, acepta hacerle un último favor a Gerardo, aunque eso implique tener que regresar a la isla, de vez en cuando: en cada visita, el anciano le contará todas aquellas cosas que han permanecido ocultas bajo la losa del olvido. 

Llopet asistirá como un espectador a la narración de su propia historia. Una historia plagada de casualidades y en la que nadie es quien parece ser. Algunos episodios que aún martillean la memoria de Gerardo, lo acompañarán mientras sale al mundo, mirándolo con los ojos de la adolescencia, hasta encontrarse de frente, cuando menos lo espera, con el primer amor. Un amor que va forjándose entre bambalinas, durante los ensayos de Bodas de Sangre, mientras los protagonistas tratan de escapar de un destino al que, como en la obra de Lorca, parecen inevitablemente